Estas en: Home / Brunete / ENTREVISTAMOS AL NUEVO CAMPEÓN DE JUDO ‘NIKO’ Y A SU MAESTRO, ‘QUINO

ENTREVISTAMOS AL NUEVO CAMPEÓN DE JUDO ‘NIKO’ Y A SU MAESTRO, ‘QUINO

“Hemos trabajado para quedar campeones”

Enhorabuena por este título, justa recompensa a todo el trabajo realizado, ¿cómo te sientes? ¿Tienes asimilado que eres Campeón del Mundo?
Niko. Sí, yo creo que sí, poco a poco
Quino. No se ha dado cuenta todavía de lo que ha hecho, recuerdo que estábamos a punto de salir para la final, y le decía: ¿te das cuenta que va a hacer historia?

¡Y lo hizo!, calmado y feliz miraba a la grada con los brazos en alto.
Niko. Miraba a mi familia. Todo había pasado y comenzaba la calma.

Y después vuestro abrazo, emocionante.
Quino. Yo estaba desbordado, es una alegría tan grande, además de entrar en la historia deportiva, es que es un alumno mío, no se puede explicar, no podía ni hablar. Siempre digo lo mismo, estamos es un pueblo pequeño, y conseguimos ganar a naciones enteras, un campeonato del mundo tiene una repercusión que no te imaginas. Y llega un españolito de Brunete y es el campeón del mundo. Una pasada.
Niko. Es muy importante para el club, para la Federación, para el Judo español en general y una motivación para los pequeños, para los que están en mi equipo, para que vean que yo estoy entrenando con ellos y si yo lo he conseguido, ellos también pueden.

El trabajo y el sacrificio tienen su recompensa. Llevas ocho años trabajando en el club de judo de Brunete.
Niko. Así es, empecé con 10 años pero llevo ocho aquí en Brunete, mis años más importantes los he pasado aquí, donde más he entrenado, donde he empezado a hacer judo de verdad.

Ahora has estado con tu familia ¿Cómo te han recibido?
Niko. Ha sido increíble, voy muy poco, unas dos veces al año, cuando termino una competición, y aprovecho todo lo que puedo al máximo. Estamos separados, pero mi trabajo lo estoy haciendo bien y tengo que seguir así.

¿Tú te imaginabas campeon del mundo?
Niko. Yo sabía que estaba preparado para sacar medalla estaba convencidísimo, Quino confiaba en mi y yo en él y hemos trabajado para quedar campeones, luego dimos el gran paso que fue lograrlo

¿Cómo es ese momento que pisas el tatami en la final?
Niko. Solo hay que pensar en el combate y nada más, sino pierdes la concentración.

¿Qúé sentías en el podio?
En ese momento te relajas, es un momento de descanso, de estar tú solo contigo mismo y te llega un cúmulo de cosas de todo lo ocurrido, de lo que has hecho, de lo conseguido, creo que no se puede describir con palabras, todo el esfuerzo que hemos hecho, el trabajo de Quino te viene a la cabeza, es la mejor emoción y además he cumplido mi sueño, rodeado de tu familia, de tu gente y poder dar esa alegría a mi familia.

¿Qué viene ahora? En el horizonte están los juegos de Tokio. ¿Te vemos ahí no?
Quino. Tenemos que ver a más en lo más alto.
Niko. Ese es el objetivo, el sueño de cualquier deportista y el mío también, pero hasta juegos de Tokio quedan muchísimas competiciones y hay que estar centrado, demostrar el nivel que tenemos, seguir haciendo este trabajo y hacerlo bien, hay que seguir demostrando lo que hemos conseguido, dicen que es difícil llegar pero más difícil es mantenerse, entonces hay que estar con la cabeza fría y a ese nivel. Todos van a tener más ganas de ganarme, pero tengo que estar preparado para eso.

¿Cómo se prepara un campeón del mundo para enfrentarse al resto del mundo?
Niko. Pues entrenando un poco más, mejorar en todo, técnicamente, psicológicamente, física- mente tácticamente, no quedarte estancado.

¿Qué ha supuesto para Niko entrenar en Brunete y a las órdenes de ‘Quino’?
Niko. Profesionalmente ya está demostrado, lo que he conseguido es gracias a él, sin él esto no hubiese sido posible, y personalmente me ha aportado más aún, es como mi segundo padre, es familia, pero así es como se lo toma Quino cualquier persona que entre en su club ya es parte de la familia y ese es el secreto del club, la pasión de Quino, eso es lo que hace que el club esté tan unido y que salgan tan bien las cosas, el corazón que tiene y como trata a todo el mundo.

La pelota está en tu tejado.
Quino. En un deporte como este, el compañerismo es primordial. Pero esto ha sido la guinda del pastel, soy consciente de lo increíblemente duro y difícil que es, supone un antes y un después en nuestro club, ahora todos los chavalillos quieren ser Niko, porque Niko lo mejor que tiene no es lo grandísimo yudoca que es, que ya lo ha demostrado, es la persona que lleva dentro, le llamamos “nuestro ángel”, porque todo el mundo le quiere, es amigo de todos, es que es una persona increíble, un ser humano impresionante, fuera de lo común.

Ahora, siguiendo los pasos de tu maestro, tendrás calle en Brunete ¿Qué supone par ti?
Niko. Nunca lo hubiese imaginado que pondrían una calle con mi nombre y además con un apellido tan largo, es un detalle muy bonito.
Quino. Yo le hubiese puesto una plaza, jeje, en serio que tengas una calle con tu nombre es un orgullo, queda ahí para siempre, eso también es historia del deporte de este pueblo. Nosotros somos un club de referencia, yo hago mi trabajo con gusto porque ellos se lo merecen, se merecen mi tiempo, mi sacrificio, a veces me pregunto si estoy yo a la altura, imagínate.

¿Está a la altura Niko?
Niko. Siempre, siempre ha estado, siempre está y yo creo que siempre estará, y mucho más que a la altura es el mejor entrenador del mundo, es el mejor y ya está, no hay más.
Bien, ¿cuál es el siguiente reto?
Niko. Tengo dos competiciones que son puntuables para los juegos de Tokio, el gran Prix de Holanda en noviembre y el más importante, el master, el 15- 16 de diciembre, dos competiciones destacadas para acabar este año como número uno del mundo en el ranking mundial, ahora soy el número uno y así quiero terminar.

Historia del deporte

Asombra verle con esa seguridad y responsabilidad, y tienes delante a un joven de 22 años, humilde, cercano y sobre todo muy agradecido, que se acaba de proclamar en Bakú campeón del mundo y primer español en conseguirlo. Niko llegó de Georgia a Brunete hace ocho años y en perfecto español, solo tiene buenas palabras para su maestro Quino, el entrenador que le ha formado y uno de los campeones del proyecto LaLiga4Sports, que presta apoyo 4.200 deportistas de alto nivel reconocidos por el Consejo Superior de Deportes (CSD) mediante la creación de un sistema de seguridad social. Alejandro Blanco fue “el primero que creyó en mi proyecto, y consiguió la nacionalidad para Niko” señala Quino, quien agradece también el apoyo de la Federación Española de Judo, del Ayuntamiento de Brunete y de sus patrocinadores.

Los comentarios están cerrados